Las matemáticas y su relación con los juegos de azar

La suerte no existe. Existen las casualidades, pero no la suerte como un ente caído del cielo. A este respecto, los matemáticos lo tienen claro desde siempre: “Lo que se considera buena o mala suerte puede explicarse a partir de la aplicación de las leyes de la probabilidad”.

Es por eso que la relación entre las matemáticas y los juegos de azar es tan directa. Algo que vamos a tratar de ver a través de este post cargado de curiosidades con las matemáticas como telón de fondo.

Como hemos empezando hablando de la teoría de la probabilidad, vamos a ver cómo nació esta. Según cuentan los historiadores corría el siglo XVI, cuando ya se jugaban a juegos como los dados. En ese momento los jugadores pensaban que sacar un doble seis era cuestión de suerte hasta el doctor Gerolamo Cardano, gran jugador de dados, se empeñó en demostrar que no era así, sino que tras estudiar el espacio muestral y demostrar que estos puede proporcionar hasta 36 caídas diferentes, sacarlos era una cuestión de probabilidad.

También guarda una relación con este asunto el juego de cara y cruz de las monedas y que se puede resolver haciendo referencia al conocido como problema de puntos resulto así por los matemáticos Pierre de Fermat y Blaise Pascal.

Según estos, a través del concepto esperado, es decir, la proporción de victorias en relación a cantidad de veces que un jugador ganaría al cara o cruz en un juego delimitado por un número de rondas concreto.

Por ejemplo, si jugamos con un amigo a adivinar qué es lo próximo que va a salir y vamos perdiendo 5-3, teniendo que barruntar los tres próximos resultados para ganar, sabemos que sólo tendremos una de ocho posibilidades de salir vencedores.

Si hay un juego que lleva atrayendo a los amantes del azar décadas es la ruleta. Gracias a que se revelara en 1890, en un diario local monegasco los resultados de giros de ruleta en los casinos de Monte Carlo, el matemático Karl Pearson se puso a estudiar la ruleta hasta llegar a una conclusión.

A través del cálculo de la probabilidad para obtener un resultado extremo ha servido a la medicina para determinar en el caso de los ensayos su hay evidencias mínimas para apoyar las distintas hipótesis… o si bien el resultado obtenido se debe a una mera coincidencia.

En lo que se refiere a la suerte en la ruleta, hay que remitirse a la setenta para revisar estudios como los de J. Doyne Farmer y Robert Shaw, quienes a través del análisis de la velocidad imprimida a la bola de la ruleta se puede predecir con un ligero margen de error por qué zona puede acabar cayendo la bola.

Las teorías de matemáticos como Stanislaw Ulam para el solitario o de John von Neumann para el póker y su relación con las matemáticas y la probabilidad son otros ejemplos de esta relación tan estrecha que ha vinculado desde hace décadas a los juegos de azar y las matemáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *