Categoría: Matemáticas

Nadine Ebri, la profesora de matemáticas que causa sensación en internet

Las matemáticas no tienen por qué ser aburridas. Casi nada lo es si se enseña de manera de manera divertida, implicando al aprendiz y haciendo uso de mecanismos que propician el entretenimiento en paralelo a la docencia y aquellas herramientas que mejor están funcionando en distintos países de Asia, donde se registran las mejores notas en matemáticas de todo el mundo.

Un ejemplo de que matemáticas no es sinónimo de aburrimiento es la flamante fama de la profesora de matemáticas Nadine Ebri, quien se ha convertido en toda una celebrity gracias a su particular manera de enseñar todo sobre los números a través de la red social Facebook, la que cuenta con más usuarios activos en todo el mundo.

Según esta profesora de la escuela pública en Jacksonville, la clave para conseguir captar la atención de los niños en una asignatura con tanta mala prensa como ‘las mates’ pasa por evitar que estos se aburran durante un solo momento en cada una de las lecciones que imparte, para lo que ha decidido integrar una serie de rutinas que aman los pequeños en su día a día en clase.

Todo surgió el día en el que uno de sus aburridos alumnos decidió golpear la mesa haciendo un ritmo musical con cada golpe, despertando la atención de Ebri, creando rápidamente una canción relacionada con las actividades previstas para ese día.

Tras esa clase, Nadine decidió incorporar la música a sus clases utilizándola como mecanismo de aprendizaje por repetición… y por diversión, también. Así pues, desde ese momento, cada vez que preguntaba la lección o uno de sus alumnos salía a la pizarra, toda la clase le acompañaría en la lección a golpe de pecho entonando un ritmo musical que convertía un acto tedioso en uno de lo más divertido.

Una peculiar manera de instruir que ha dado el salto a todo el planeta de la mano de un vídeo grabado en una de estas clases y que muestra a la perfección y con todo detalle cómo los alumnos aprenden a resolver raíces cuadradas sin dejar de cantar, sin que por ello se despisten de lo que tienen programado. A día de hoy, ese vídeo se ha convertido en todo un fenómeno viral contando con más de quince millones de visitas procedentes de todo el mundo.

La profesora de matemáticas, estrella en Facebook

Lejos de valerle una reprimenda o de poner en cuestión sus mecanismos, la directora del centro en el que Nadie Ebri imparte clases cada día ha manifestado públicamente que se siente orgullosa de su profesora estrella, en quien ve un talento innato para la enseñanza, como ahora el mundo parece estar descubriendo.

Los resultados, cuentan los medios que han ido a presencia in situ una de sus clases, hablan por sí mismos. La clase de matemáticas se ha convertido en una de las más deseadas por los alumnos y la mejora en la calificaciones generales lo corrobora. Veremos si cunde el ejemplo y pronto se extiende este nuevo mecanismo en más centros, por qué no, también de España.

Algunos de los problemas matemáticos aparentemente sencillos que complicados de resolver

No todos los problemas matemáticos que están por resolver, y que se cuentan por centenares, responden a la clásica enunciación compleja, cargada de signos por descifrar, que convierten su solución en todo un hito para la humanidad. Algo que conocemos los amantes de las matemáticas, pero que son muy poco o nada conocidos por la gran mayoría.

De hecho, existen problemas matemáticos que son todo lo contrario. A simple golpe de vista parecerían relativamente fáciles de resolver, pero una vez te metes en harina, son todo lo contrario. Vamos a ver algunos ejemplos de ellos y si, si te atreves, déjanos la solución en los comentarios de este post.

La conjetura de Goldbach

Uno de los enunciados más conocidos pero que debido a su complejidad resulta imposible de demostrar en el cien por cien de los casos. Este reza que “todo número par mayor que 2 puede ser escrito como la suma de dos números primos”. Algo que ha quedado demostrado en todos los números pares que llegan hasta el trillón, sin hallar excepción ninguna en su camino. Sin embargo, desde ahí hasta el infinito no es descartable que haya alguna. ¿Quién se anima a buscarla?.

La conjetura ‘débil’ de Goldbach

La hermana menor de la primera tiene como enunciado otro igual de breve: “Todo número par mayor que 2 puede ser escrito como la suma de dos números primos”. A diferencia de la ‘fuerte’ esta quedó demostrada por el matemático peruano Harald Gelfgott en 2013.

Los primos gemelos

Una nueva conjetura que tiene a los números primos como protagonistas es la de los ‘primos gemelos’. Dice esta que “existen infinitas parejas de primos gemelos”. De nuevo nos hallamos ante la dificultad de extrapolar lo que parece comprobado hasta el infinito. Los científicos han llegado a certificarlo con cifras de hasta 100.355 dígitos, ¿pero y más allá?.

3n+1

Cuando lean el enunciado creerán que se trata de un problema de algún curso de la ESO, pero nada más allá de la realidad. La también conocida como conjetura de Collatz dice lo siguiente: “Con un número entero positivo, divídelo entre 2 si es par o multiplícalo por 3 y súmale 1 si es impar. Con el resultado, realiza la misma operación, según sea par o impar, y así sucesivamente. Da igual el número con el que empieces, siempre terminarás con los mismos tres resultados: 4, 2 y 1”. De momento, nadie ha podido demostrar que no siempre se cumpla, pero existe constancia de que hay muchos matemáticos tratando de desmontar este enunciado.

Los números perfectos impares

Los números perfectos, aquellos naturales que resultan tras la suma de una serie de números que son a la vez sobre los que se pueden dividir son, a día de hoy, 49. La gran pregunta que se hacen muchos matemáticos es, primero, si estos son o no infinitos, que no se ha podido resolver todavía y si es casualidad o no que ninguno de ellos sea impar. Hay toda una serie de pautas a seguir para aquellos que se quieran lanzar a dar respuesta a esta conjetura.

Las matemáticas, cada vez más presentes en el fútbol de élite

Para muchos, las matemáticas no son más que una serie de números con los que trabajan informáticos, empleados de banca, ingenieros, arquitectos y profesionales de corte técnico, desmarcándose de su interés por esta ciencia, como si no tuvieran que recurrir a ella todos los días y durante varias veces.

Muchos de ellos seguro que tienen que hacer cálculos simples para organizarse su salario, a la hora de hacer la compra o para medir sus avances durante la práctica del ejercicio físico. Y es precisamente este último punto, el del deporte, uno de los sectores donde más inversión se está haciendo en aplicaciones matemáticas.

Hoy en día es ya imposible visionar un entrenamiento de deportistas profesionales en el que no esté medido hasta la saciedad la hora del entrenamiento, la temperatura del mismo, la distancia recorrida, el esfuerzo empleado, las repeticiones adecuadas, y todo ello teniendo en cuenta las distintas variables que cada profesional nos deja tras el trabajo gracias a aparatos como cardiómetros, pulsómetros, podómetros o las máquinas en las que se realizan las pruebas de esfuerzo por las que todos los profesionales pasan, como mínimo, una vez al año.

Además de en todos estos asuntos, en los últimos días hemos conocido como los nuevos millonarios chinos, que en muchos casos se están dedicando a comprar clubes de fútbol y plagarlos de estrellas europeas y americanas, están desviando partidas millonarias a la búsqueda de las nuevas grandes estrellas del futuro a través de las matemáticas, haciendo uso del calculo de probabilidades y analizando el rendimiento de las futuras promesas del deporte rey que deben indicarnos, cada vez con más exactitud, si estamos o no delante de una nueva gran promesa del deporte.

De hecho, los medios de comunicación chinos se han adelantado ya en calificar estas nuevas inversiones millonarias en búsqueda de talento juvenil como la ‘búsqueda del nuevo Messi, a través de cálculos estadísticos’. De momento, es un proyecto, pero esperan empezar a ver los primeros resultados en cuestión de meses.

En este mismo sentido, cabe recordar que son varios los equipos profesionales chinos que trabajan con algoritmos de lo más completos para obtener distintas variables físicas de sus jugadores que ayuden a los entrenadores a hacer las alineaciones, y a la postre también a los directores deportivos a fichar a los jugadores que ofrezcan un mayor rendimiento por partido.

Algo que en otros deportes, como el béisbol, ya se hizo hace tiempo, como sucedió con Billy Beane quien se dedicó a hacer un uso de docenas de datos matemáticos salidos de los entrenamientos y los partidos de los suyos y de los rivales para tratar de hacer de los Oakland Athletic, su club, el mejor de la Major League Baseball (MLB).

El deporte y las matemáticas siempre han estado ligadas, pero la democratización de los sistemas informáticos y la llegada de internet ha supuesto un empujón determinante para que esta se extienda a todos los clubes profesionales de cualquier deporte de todo el mundo. Algo que sólo puede ir a más.

Estudio PISA 2015: Navarra, la mejor en matemáticas y Canarias, la peor

En los últimos días se ha conocido el resultado del estudio PISA en España. Un estudio que tiene por objeto evaluar los conocimientos y las competencias de los jóvenes escolarizados de 15 años. El informe que ahora se ha hecho público, data del pasado año 2015, en el que se analizaron las competencias en Lectura, Matemáticas y Ciencias, siendo un total de 500.000 alumnos de 72 países, los que forman parte de este estudio que también tiene como intención comparar los distintos niveles a nivel local, regional y comunitario sobre estas áreas.

En lo que se refiere al caso español, en total han formado parte de este informe más de 37.000 alumnos de alrededor de mil centros, siendo la primera en la que participan todas las regiones de España, lo que nos deja datos de los más clarificadores sobre los niveles de aprendizaje de los jóvenes estudiantes de las distintas Comunidades Autónomas.

Echando un ojo al área de las matemáticas, la que más nos interesa en este portal, vemos como España, a pesar de lo que muchos esperaban, se sitúa muy cerca de la media de los países de la OCDE con una media de 486, por la de 490, lo que supone una mejora considerable en relación a otros cursos, ya que desde que comenzasen a compararse los estudios por países, en el año 2000, España siempre había estado notablemente por debajo.

Con esta media de 486, España se coloca a niveles detectados también en paíes como Rusia, Suecia, Francia, Reino Unido, República Checa, Portugal o Italia, mejorando en otros estados teóricamente muy potentes a nivel educativo como son Estados Unidos o Luxemburgo.

Eso sí, como cabía esperar, muy lejos de los países más potentes en el campo matemático como son los asiáticos Singapur (564), Japón (532), Corea del Sur (524) y Suiza, el rey de las ‘mates’ en Europa y los países occidentales con una notable media de 521.

Ya entrando en los datos regionales españoles, la Comunidad Autónoma que marcó una media más alta en matemáticas fue Navarra con 518, muy cerca de la media suiza, seguida de Castilla y León con 506, La Rioja con 505 y Madrid con 503, todas ellas por encima de la media de la OCDE.

Sin embargo, otras regiones quedaron claramente por debajo de esta media internacional de 490, y también muy por debajo de los 486 que marcaba la media española anotando 473 en Extremadura, 470 en Murcia, 466 en Andalucía y, la peor, los escasos 452 puntos de las Islas Canarias.

Brecha Norte – Sur educativa

Unos resultados que vuelven a poner el foco sobre las diferencias estatales que existen entre el norte y el sur en España, ya que el resultado de las matemáticas es también aplicable a las Ciencias y al resto de competencias analizadas en un informe que deja una brecha clara que debe ser analizada, canalizada y reparada por el Ministerio de Educación y Cultura sin dilación.

En el resto de materias evaluadas, España se situó por primera vez en la media OCDE en Ciencias y algo mejor en Lectura, aunque en ambos casos todavía queda también allí mucho trabajo por hacer para mejorar en la excelencia.

Aumenta la brecha de género en torno a las matemáticas en España

Sin ser ninguna potencia en matemáticas a nivel mundial, lo más preocupante en relación a las calificaciones de la educación obligatoria de los estudiantes españoles es, sin duda alguna, la brecha de género que ha vuelto a poner de manifiesto la diferencia en los resultados de los chicos y las chicas de nuestro país cuando de las ‘mates’ se trata.

Así lo ha revelado el último informe de la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA) en el que se ha estudiado el rendimiento de los alumnos de los distintos países de la OCDE siendo España el tercero en el que más diferencia se ha encontrado entre las calificaciones a los alumnos y a las alumnas, a favor de estos.

Según este estudio los jóvenes españoles obtuvieron una media de 511 puntos frente al 499 de las chicas en matemáticas, mientras que en Ciencia las medias resultaron ser de 521 puntos para ellos por los 515 puntos de media de ellas, de lo que se extra que “el rendimiento de los alumnos españoles ha sido significativamente mayor que el de las alumnas, con diferencias más amplias que las medias internacionales”.

Unas “diferencias significativas” que se observan al analizar “las puntuaciones de los alumnos” que “superan a las de las alumnas en media, en los diversos países analizados, tanto en los promedios internacionales como en cada país”.

Una situación que, por ejemplo, no sucede en otros países como Finlandia, Bulgaria, Noruega, Singapur, Suecia, Lituania y Rusia donde son ellas las que consiguen una mejor nota en el ámbito matemático.

Las causas de esta brecha de género en las matemáticas, para muchos de los investigadores que han formado parte de este estudio, están relacionadas con las diferencias sociales propias de los sexos que se viven en cada país, lo que por ejemplo explicaría el gran rendimiento en esta materia que las alumnas ofrecen en los países del norte de Europa, en relación a los del sur, donde socialmente las diferencias entre hombres y mujeres son todavía mucho mayores que en los vecinos escandinavos.

En general, si bien todavía estamos muy lejos de la media de notas de los países asiáticos, los que mejores calificaciones obtienen en este campo, sí que se concluye que estamos a niveles muy similares en términos medios a los países de nuestro entorno.

En cualquier caso, a nivel de excelencia, todavía seguimos muy detrás de la media de la OCDE, ya que nuestro porcentaje de alumnos con calificaciones excelentes en Matemáticas tan solo llega a un escasísimo tres por ciento por el siete por ciento de la media de la Unión Europea y aún más lejos del diez por ciento de la media de los países que forman parte de la OCDE.

En este sentido, queda claro que en las matemáticas todavía queda mucho camino por recorrer para situarnos a los niveles de excelencia medios de los países OCDE y, muy especialmente, en lo que se refiere a las diferencias entre las calificaciones de chicos y chicas. Algo en lo que a todos nos va mucho.

Las matemáticas y su relación con los juegos de azar

La suerte no existe. Existen las casualidades, pero no la suerte como un ente caído del cielo. A este respecto, los matemáticos lo tienen claro desde siempre: “Lo que se considera buena o mala suerte puede explicarse a partir de la aplicación de las leyes de la probabilidad”.

Es por eso que la relación entre las matemáticas y los juegos de azar es tan directa. Algo que vamos a tratar de ver a través de este post cargado de curiosidades con las matemáticas como telón de fondo.

Como hemos empezando hablando de la teoría de la probabilidad, vamos a ver cómo nació esta. Según cuentan los historiadores corría el siglo XVI, cuando ya se jugaban a juegos como los dados. En ese momento los jugadores pensaban que sacar un doble seis era cuestión de suerte hasta el doctor Gerolamo Cardano, gran jugador de dados, se empeñó en demostrar que no era así, sino que tras estudiar el espacio muestral y demostrar que estos puede proporcionar hasta 36 caídas diferentes, sacarlos era una cuestión de probabilidad.

También guarda una relación con este asunto el juego de cara y cruz de las monedas y que se puede resolver haciendo referencia al conocido como problema de puntos resulto así por los matemáticos Pierre de Fermat y Blaise Pascal.

Según estos, a través del concepto esperado, es decir, la proporción de victorias en relación a cantidad de veces que un jugador ganaría al cara o cruz en un juego delimitado por un número de rondas concreto.

Por ejemplo, si jugamos con un amigo a adivinar qué es lo próximo que va a salir y vamos perdiendo 5-3, teniendo que barruntar los tres próximos resultados para ganar, sabemos que sólo tendremos una de ocho posibilidades de salir vencedores.

Si hay un juego que lleva atrayendo a los amantes del azar décadas es la ruleta. Gracias a que se revelara en 1890, en un diario local monegasco los resultados de giros de ruleta en los casinos de Monte Carlo, el matemático Karl Pearson se puso a estudiar la ruleta hasta llegar a una conclusión.

A través del cálculo de la probabilidad para obtener un resultado extremo ha servido a la medicina para determinar en el caso de los ensayos su hay evidencias mínimas para apoyar las distintas hipótesis… o si bien el resultado obtenido se debe a una mera coincidencia.

En lo que se refiere a la suerte en la ruleta, hay que remitirse a la setenta para revisar estudios como los de J. Doyne Farmer y Robert Shaw, quienes a través del análisis de la velocidad imprimida a la bola de la ruleta se puede predecir con un ligero margen de error por qué zona puede acabar cayendo la bola.

Las teorías de matemáticos como Stanislaw Ulam para el solitario o de John von Neumann para el póker y su relación con las matemáticas y la probabilidad son otros ejemplos de esta relación tan estrecha que ha vinculado desde hace décadas a los juegos de azar y las matemáticas.

Algunas de las curiosidades más llamativas de las matemáticas

Las matemáticas están cargadas de curiosidades. Lejos del halo de aburrimiento, dificultad y de poco atractivo que rodean esta denostada disciplina basada en el razonamiento lógico esta ciencia exacta es toda una mina de datos atractivos para las personas más curiosas.

Aunque los amantes de las matemáticas ya lo conocerán, para el resto el número ‘142857’ sólo les parecerá una sucesión numérica de seis cifras sin nada más detrás. Pero sí lo hay. Este número es mágico por distintas razones. La primera, porque al multiplicarlo por siete da un número tan interesante como 999999, la segunda porque si lo multiplicamos por 1, por 2, por 3, por 4, por 5 y por 6 -el número de dígitos que posee el número- el resultado siempre nos otorgará los mismos guarismos, pero en diferente orden.

Gracias a la exactitud de los resultados que las distintas operaciones matemáticas ofrecen, durante mucho tiempo las operaciones capicuas fueron relacionadas directamente como un juego de los dioses. 1089 x 9 = 9801 es un claro ejemplo de ello. Al multiplicar el primer número por nueve, obtenemos los mismos guarismos… pero en posición completamente inversa.

La geometría también ha sido muy socorrida para distintos asuntos poco relacionados a veces con las matemáticas. Uno de ellos es, por ejemplo, la publicidad. Si echamos un ojo a los anuncios de relojes, estos casi siempre están marcando las 10 y 10. Esto se debe a los distintos estudios que aseguran que las proporciones áureas tienen un impacto mucho más positivo en los receptores que otras.

De la misma manera esta ha sido utilizada por muchos jugadores de juegos de azar para tratar de desbancar a la banca, valga la redundancia. Dice la teoría de ‘La Martingala’ que si jugamos en la ruleta a las opciones de doble o nada, como sucede con los colores rojo y negro y con los números pares o impares, si cada vez que perdamos doblamos la apuesta llegará un momento en el que recuperemos y hasta obtengamos beneficios. Qué decir de los jugadores más estudiosos y que, sabiendo cuando las máquinas han otorgado un último premio grande, observando, esperan su momento para llevarse el botín teniendo en cuenta las frecuencias de cada máquina.

Por último, queremos darte una información de lo más valiosa si no eres un fan de la resolución de problemas matemáticos y no paras de ver decenas de ellos en las redes sociales, o en las reuniones de amigos en las que, supuestamente operaciones de lo más sencillas, ofrecen disparidad de respuestas entre los jugadores. Cualquier problema que tenga distintas posibilidades de operación en su interior, deberemos resolverla siguiente el siguiente orden: Primero división, después multiplicación, más tarde suma y por último ejecutando las restas.

Seguro que después de leer este nuevo post tienen más ganas de aprender un poco más sobre las denostadas matemáticas y ponerse a resolver problemas o contar anécdotas numéricas a sus amigos o familiares. Sin duda, una gran idea si tienen la opción de hacerlo con los más pequeños desatando su deseo de aprender más sobre esta interesante ciencia de razonmiento.

¿Por qué las niñas sacan peores notas en matemáticas?

De por sí, las matemáticas han sido siempre una de las asignaturas más temidas a lo largo de los distintos cursos de educación básica y secundaria. Una materia que tradicionalmente ha aglutinado un mayor número de suspensos que otras desde las primeras etapas educativas y que, según han venido revelando los distintos estudios, se les da peor a las niñas que los niños.

Algo que ha corroborado el Estudio Longitudinal de Infancia de la Universidad de Nueva York donde han querido analizar el rendimiento de los doce mil estudiantes entre cinco y ocho años, divididos en dos grupos del año 1998-/99 y 2010/2011.

Según la AERA, una de las conclusiones que se han podido constatar es que las peores notas se las apuntaban las niñas, agregando a esta información que nada tenía que ver ni con el esfuerzo ni con la conducta o el acercamiento a esta materia por parte de ellas.

Entrando en materia, se ha apreciado que los resultados de los niños y niñas, tanto de los datos que se tienen guardados de 1998 como de los de 2010, son muy similares, dejando patente que mientras que los resultados se muestran muy similares entre géneros cuando los niños tienen cinco, seis y siete años, a partir de los ocho es cuando las chicas empiezan a puntuar por debajo de sus compañeros de clase.

Una brecha de género que es especialmente evidente cuando se comparan las notas más altas de clase por géneros, lo que explica la gran diferencia de matriculados y matriculadas en carreras universitarias tales como las matemáticas, la informática y otros cursos de ciencia, tecnología o ingenierías, donde los hombres son mayoría absoluta.

Entre las conclusiones de este estudio se ha observado que las niñas con las notas más altas no representaban ni un tercio del total de los más excelentes, aumentándose la brecha cuanto más mayores se iban haciendo los alumnos, ya que cuando estos llegaban a los diez años la brecha de género en los mejores alumnos veía reducido el número de féminas a la quinta parte. Algo que podría ser consecuencia de la desmoralización padecida a raíz de las bajas calificaciones obtenidas en los primeros años de enseñanza de las matemáticas.

Los niños son mejores en matemáticas

Quizás el dato más desalentador, siempre según este estudio al que hacemos referencia, es el que indica que cuanto más tiempo y esfuerzo dedicaban las alumnas mejores notas les reportaban, pero siendo sus resultados todavía insuficientes comparados con las mejores notas de la clase y el tiempo dedicado por los varones mejor calificados.

La consecuencia de esta realidad es que el número de profesionales que hoy en día están relacionados con ámbitos como las matemáticas, la informáticas o las ingenierías mujeres son un porcentaje tremendamente pequeño. En el lado opuesto vemos como en las carreras universitarias y los trabajos más relacionados con las letras son ellas las que se llevan la palma en número. La brecha de género es una realidad y reducirla debe ser una prioridad de cualquier sistema educativo de primer orden.

Esta es la mejor manera de enseñar matemáticas a los niños

Si hay una asignatura que crea auténticos dolores de cabeza a la mayoría de niños y padres durante la etapa escolar, esa es la de matemáticas. Gran parte de culpa de esta realidad radica en la manera en la que los menores se acercan y adentran en un mundo apasionante como es el de los números y el de la solución de distintos problemas, tal y como se ha demostrado en algunos de los países punteros en calificaciones académicas en este campo.

Con el fin de evitar este fracaso que es ya histórico en países como España, los docentes de medio mundo miran con admiración el sistema de enseñanza de las matemáticas que se realiza en un país tan pequeño como próspero y lejano como es Singapur, número uno en la enseñanza de esta materia, según los informes internacionales de la OCDE.

Este país, que hace tan solo unos años ocupaba los puestos más bajos de la clasificación y ahora ha revertido radicalmente sus tasas de fracaso matemático en las escuelas ha adoptado en todos sus centros el conocido como ‘aprendizaje en tres etapas’ de Bruner. Es decir, un aprendizaje basado en que los niños aprendan a manipular primero, a dibujar después y por último, cuando estos dos están dominados, a sumergirse en los símbolos matemáticos tradicionales.

Un sistema este que ya ha sido adoptado, a modo de prueba, en algunos centros españoles y que, según aseguran los especialistas que han visto de cerca en qué consiste y cómo son los resultados obtenidos tras un tiempo de implementarlos, la aversión de los niños a las matemáticas se reducen notablemente. Más al contrario, se genera cierto interés en seguir profundizando en esta materia al poco tiempo de empezar ‘a tocar’ las matemáticas.

Así pues, si hasta hace muy poco las clases de matemáticas se entendían desde la verbalización de un profesor tratando de dar una clase magistral dando fórmulas y mecanismos para solucionar los problemas expuestos en la pizarra, ahora se trata de propiciar que el alumno trabaje en el aula tratando de hallar la solución de manera conjunta a sus compañeros, interaccionando y pudiendo plantear todas las dudas que le surjan por el camino con el profesor.

Sólo así se puede generar un mayor interés en esta materia por parte de unos alumnos despertándose una mayor aceptación en la solución de acertijos que afecta tanto a los niños mejor dotados para esta materia como a los menos capacitados a priori.

Si bien antes la aversión a las matemáticas era generalizado, revisados los informes realizados tras el análisis y examen a los nuevos alumnos que han aprendido con estos nuevos métodos parece que estos, definitivamente, las entiende mejor y, en muchos casos le gustan.

Si a este mecanismo de enseñanza se le adereza con una explicación de la necesidad del manejo de las matemáticas y su aplicación en la vida real, a través de la programación informática, su relación con la telefonía móvil y la reparación de sistemas, la arquitectura o hasta el deporte de élite, el éxito parece asegurado.

Las Apps para los amantes de las matemáticas

Poco o nada hay en el mundo, que se pueda ver y tocar, y que no se pueda explicar, de alguna manera, mediante número o matemáticas. Es por eso que la especialización en esta ciencia está cada vez más requerida y valorada, permitiendo un repunte de matriculados en estudios vinculados a las matemáticas, tanto en las academias como en las universidades de todo el mundo.

Como consecuencia de este repunte en el número de estudiantes de las matemáticas, estas también han comenzado a conquistar poco a poco su espacio en el espectro web, y por supuesto en las aplicaciones para móviles, donde cada vez encontramos más y mejores títulos.

En esta entrada vamos a tratar de reparar en las mejores Apps para estudiantes o amantes de las matemáticas, tanto para entretenerse como para aprender o entrenar.

La primera que vamos a repasar es MyScript Calculator. Esta calculadora tiene la particularidad de ofrecer todas las operaciones de una gran aparato, pero a través de la escritura. Con una interfaz agradable y una concepción muy intuitiva ofrece la posibilidad de calcular redactando con caracteres. Los resultados son, además, traspasables a la pantalla.

La segunda es Math Ref. Una App que nace con la intención de educar a través de las matemáticas. Con muchos y distintos niveles permite adentrarse en casi mil quinientas fórmulas que explica a través de ejemplos sencillos, tanto en el campo de las matemáticas como en otros como la física y la química. Su conversor es de lo mejorcito que aporta en cuanto al capítulo de extras.

Como todo no va a ser calcular ponerse serio, también queremos destacar Math vs. Zombies, una aplicación móvil que tiene la intención de enseñar jugando a través de un videojuego de plataforma con zombies como protagonistas y que un grupo de matemáticos, a través de las soluciones a los problemas que se les plantean, van eliminando. Sin duda es también una gran forma de ponerse a prueba.

Otro ejemplo de App matemática bien hecha, y posiblemente la más descargada y utilizada de todas es la Calculadora Científica Gráfica. Como su nombre indica, esta, ofrece la posibilidad de resolver distintos ejercicios y problemas, además albergar una serie de tips para hacerte mejorar en tus habilidades numéricas y de cálculo de lo más interesante.

Por último vale la pena echar un ojo a Fórmulas Free. La App que todo matemático debe tener en su dispositivo electrónico con acceso a internet y en el que los usuarios podrán encontrar todas las fórmulas de geometría, álgebra, ecuaciones, derivados, etc. También incorpora opciones de cálculo de espacios gemétricos y raíces. Un must para los profesionales de esta ciencia.

Estos son sólo unas pinceladas de la cantidad de Apps relacionadas con las matemáticas que se pueden encontrar tanto en Google Play como en la Apple Store, habiendo muchas, y muchas de ellas verdaderamente interesantes. Parece que el mundo de las matemáticas empieza a recuperar el terreno perdido y el mundo online es, sin duda, el mejor aliado para conseguirlo.