Categoría: Matemáticas

Las matemáticas, un arma para combatir el paro

En una época de crisis económica en la que las cifras del paro son, a nivel global, mucho peor de lo que registraban antes de 2008, conocer qué factores pueden embocar a las personas al paro y cuáles los pueden sacar de las listas de desempleo es imprescindible.

En este sentido, tomando como referencia los últimos datos publicados en la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) relacionados con el grado de influencia de la formación académica en la inserción laboral a través del análisis de la tasa de empleo, encontramos que los que mayor acceso al mercado laboral presentan son los estudiantes de matemáticas y estadística suplicando su tasa de empleo en relación a la media, que es del 46,41 por ciento, hasta el 79,67 por ciento.

A aquellos estudiantes con formación superior en matemáticas les siguen los que cuenta con estudios relacioandos con la informática con una tasa de inserción laboral del 75,88% y los que cuentan con estudios en periodismo y comunicación con un 74,54%.

Desde el prisma opuesto, fijándonos en las tasas de desempleo, y partiendo de la existencia de una tasa de inactividad que supera el 22 por ciento en España, la de aquellas personas con formación en matemáticas y estadística sólo arriba al 8,20%, siendo la más baja seguida de las personas con formación en derecho 9,58% y salud, con el 11,39%.

Por géneros, la tasa de empleo es mayor entre las mujeres, menos en los servicios docentes, sociales, las artes, la arquitectura y la construcción, donde todavía son más los hombres empleados.

No obstante, cabe recalcar que la tasa de empleo no está reservada exclusivamente a los estudiantes formados en matemáticas, salud, medicina, informática o periodista, ya que tomando las matemáticas y la estadística como referencia como referencia, sólo el 1,61 % de la población mayor de 16 años cuenta con estudios en este campo.

Este estudio viene por otro lado a confirmar una máxima que se viene asentando en los últimos años y que viene a decir que a menor formación más posibilidad de caer en el paro y hacerlo en el desempleo de larga duración, tal y como revelan estos datos del INE.

El INE: A más estudios, menor paro

En este mismo sentido, aquellas personas con estudios superiores son las que registran un mayor índice de contratación fija frente a la temporalidad de aquellos empleos en los que no es requerida una titulación para su desempeño.

En materia de empleo, colocando a los millones de parados, y de desempleo, formado y reorientando a los parados de larga duración, parece que todavía queda mucho trabajo a hacer en nuestro país, en el que parece que se está desperdiciando un tiempo muy valioso en revertir la dramática situación del desempleo.

Sea como fuere, parece que las matemáticas vuelven a demostrarnos de su importancia siendo requeridos para multitud de puestos de trabajo con grandes posibilidades de promoción y, en muchos casos, colocándose en las escalas salariales más altas de muchas empresas que requieren de este tipo de profesionales en sus plantillas.

Las matemáticas, grandes aliadas para la lucha contra el cáncer

El mundo son matemáticas y nada hay que se no pueda entender a través de estas. Partiendo de esta célebre afirmación no es de extrañar las últimas y relevantes noticias que hemos conocido en relación al mundo de la medicina y relacionadas con la búsqueda a una solución en la que el sector médico lleva trabajando mucho tiempo.

Hablamos de la lucha contra el cáncer, el gran mal médico de nuestro tiempo, y al que parece se pude combatir de manera decidida también a través de las operaciones matemáticas que cada vez en mayor grado están ayudando a sacar conclusiones fidedignas sobre las causas, los síntomas y las soluciones a este mal tan extendido en nuestros días.

Al menos eso es lo que aseguran cada vez más profesionales que trabajan con enfermemos en el día a día en busca de una solución al cáncer, como ocurre con la doctora Marta Sestelo, una licenciada en Biología por la Universidad de Santiago y doctora en Estadística e Investigación Operativa por la Universidad de Vigo que ha sido recientemente galadornada con el Premio Provincial a la Investigación 2015 en la categoría Ciencias y Tecnología.

Según Sestelo, definida por muchos de sus ‘colegas’ como talento y juventud puestos al servicio de la investigación, las matemáticas pueden contribuir “a investigar y sacar conclusiones mejores para encontrar una curación, claro que sí. La estadística ayuda a áreas afines además de las suyas propias”, por lo que es necesario prestar atención a los nuevos y últimos trabajos que se están realizando al respecto.

Actualmente, esta doctora, dedica todo su tiempo al cálculo de supervivencia de enfermos, en el Centro de Matemáticas de la Universidad de Minho, y en el que las matemáticas tienen una función clave a la hora de determinar tratamientos, la duración y potencia de los mismos, así como posibles alternativas y márgenes de trabajo de los especialistas oncológicos y de otras ramas médicas.

Las matemáticas se alían con la medicina

La medicina y otros campos hermanos como las matemáticas, la biología, la física y la tecnología están decididos a acabar con el cáncer llevando ya mucho tiempo trabajando juntos y por su cuenta en distintos proyectos que tienen no obstante el mismo fin que es detectar por un lado la enfermedad en su fase más inicial y menos peligrosa, y por otro la atenuación de las consecuencias que el cáncer supone en los enfermos. Por no hablar de la solución final como es la curación de los distintos tipos de esta enfermedad que existen.

Como ven, las matemáticas están dispuestas a poner su granito de arena en este sentido y muy pronto, aseguran los expertos consultados, podríamos empezar a obtener respuestas muy halagüeñas en este sentido. La cura definitiva todavía está lejos pero el trabajo incansable de doctores como Sestelo no dejan de acercarla.

Desde este portal seguiremos informando de cerca de todos y cada uno de los avances en este y otros campos que se vayan produciendo a este respecto en los próximos meses.

A qué se deben los problemas de las niñas con las matemáticas

Sólo hay que darse un paseo por las facultades de ciencias primero y por las de letras después para darse cuenta de que en las primeras habitualmente son mayoría los hombres y que en las segundas lo son las mujeres.

Una realidad constatable en todo el mundo que nos lleva a realizarnos la siguiente pregunta: ¿qué hay detrás de esta elección por sexos que se realiza en los estudios? Por suerte no somos los primeros y un grupo de científicos se ha puesto manos a la obra para tratar de despejar la equis.

Concretamente un grupo de investigadores de la Universidad de Missouri en Estados Unidos donde han puesto todos sus esfuerzos en tratar de averiguar cuáles son las razones que se hallan detrás de esta aversión femenina a los números y predilección por las letras, y qué lleva al género masculino a saltar este obstáculo inicial que a casi todos los infantes afecta durante su primera etapa escolar con las matemáticas como protagonistas.

Según estos estudiosos, desde su primer contacto con las materias en la educación primaria, y que más tarde se extiende a lo largo de su etapa estudiantil, las niñas sufren la denominada ‘ansiedad de matemáticas’, lo que viene a ser una posición inicial ante estas que le general emociones negativas y que afecta en un grado mucho mayor a las chicas que a los chicos.

Es por eso que, si su hija tiene problemas con las matemáticas no se preocupa, esto tiene una explicación científica y, además, no es un condicionante que no se pueda modificar con esfuerzo y dedicación.

Entrando en harina, este factor psicológico desemboca en una falta de interés sobre las materias relacionadas con las operaciones matemáticas que viene provocado por unos índices de disfrute mucho más bajos que sus colegas varones mientras se realizan este tipo de actividades que desembocan finalmente en desinterés.

No obstante, el estudio ha querido dejar claro que, si bien es mayor la incidencia de esta “ansiedad de matemáticas’ en las niñas, no es sólo su condición femenina la que influye a la postre en los resultados que estas obtengan esta materia, sino que también lo hacen factores como la falta de estímulos por parte de los docentes y la presión ejercida en muchos casos por las familias.

Para este estudio, la Universidad estadounidense ha analizado el esfuerzo académico y los niveles de ansiedad que se generaban en chicos de 15 años de más de sesenta países de muy diferentes realidades económicas, siendo una de las conclusiones que la presencia de esta aversión a las matemáticas era mucho mayor en las niñas de países desarrollados y con más igualdad de género, en comparación con sus compañeros niños.

Quizás la conclusión más alentadora es la que indica que, más allá de la ansiedad, los resultados académicos de los chicos analizados para el estudio no distaron mucho en función del sexo quedando claro, eso sí, que es sobre los varones sobre quienes se ejerce más presión para que logren buenos resultados en matemáticas.

Descubren en qué zona del cerebro se entienden las matemáticas y cómo potenciarlas

El cerebro, ese gran desconocido de la medicina del que cada vez, por suerte, aunque con sistema de goteo, vamos conociendo más, sigue proporcionándonos información valiosísima.

Una de las últimas relaciones relacionadas con la actividad cerebral está relacionada con las matemáticas, ya que tras un estudio científico realizado en la Universidad de París, en Francia, y que ha sido publicado en primicia por la revista ‘PNAS’, ha encontrado el lugar exacto en el que se desarrolla el pensamiento matemático.

Concretamente, este nace en la misma parte que tiene la culpa de la comprensión de alfanumérica y que, sin embargo, no guarda gran relación con las que se activan en el momento en el que recurrimos al lenguaje y a su concepción teórica.

Una revelación de gran interés que, entre otras aplicaciones médicas, nos puede ayudar a predecir desde una edad temprana cómo nos va a ir a nosotros o a nuestros hijos con la asignatura de matemáticas y los conceptos relacionados con los números, con lo que eso puede suponer pudiendo así adelantarnos a un posible fracaso poniendo todas las herramientas para menguarlo, o en caso contrario, para potenciarlo en busca de un desarrollo potencial de la habilidad con los números.

En este estudio del que nos hacemos eco en este post, los científicos escanearon y analizaron el cerebro de quinec matemáticas y de otras personas sin grandes conocimientos en este campo con el objetivo el trabajo neuronal y la actividad cerebral en general que se desarrolla a través de distintas pruebas.

Los resultados empezaron poco a poco a obtenerse a través de las imágenes que ofrecen las resonancia magnéticas a través de distintos colores que indican las zonas en las que se produce una mayor actividad y cómo de potente es esta.

Pues bien, a través de distintas afirmaciones matemáticas que podían ser ciertas, falsas, o sin sentido, lograron establecer una serie de patrones que han decidido poner en conocimiento público y a las que hemos tenido acceso. Estas servían estaban relacionadas con los siguientes campos: análisis matemático, el álgebra, la geometría, la topología, el reconocimiento numérico y la manipulación de los números.

Las cuatro primeras activaban en los matemáticos esas zonas cerebrales que no coincidían con las que se activan al procesar el lenguaje, mientras que las dos últimas sí coincidían con aquellas relacionadas con el lenguaje. en el cerebro que no se solapaban con el procesamiento del lenguaje.

En cuanto a las conclusiones, los investigadores lograron aclarar una serie de parámetros que invitamos a buscar y conocer por parte de todos los lectores y que se resumen en la siguiente sentencia firmada en el mismo por los científicos franceses: “Nuestros resultados sugieren que el pensamiento matemático avanzado hace un uso mínimo de las áreas del lenguaje; en su lugar emplea circuitos relacionados con el espacio y los números”.

La gran pregunta que nos hacemos ahora es cómo y cuándo se podrá empezar a sacar un uso práctico de toda esta información… y qué será lo próximo que conozcamos de nuestro cerebro.

Cómo perder el miedo a las matemáticas

Desde que abandonamos la educación pre escolar y nos adentramos en la educación básica, uno de nuestros grandes miedos, y que más tarde se convierte también en un miedo de los padres, es enfrentarnos a los problemas que nos sugieren las matemáticas.

Con una mala prensa injustificada y un miedo irracional, nuestro primer contacto con ellas viene determinado por la aparición de una nueva serie de procesos lógicos que a menudo nos cuesta entender, pero que con el paso del tiempo y gracias a los buenos profesores, puede conseguir revertir la situación creando auténticos amantes de las matemáticas.

No obstante, para acabar con estos miedos socialmente integrados, tanto para nosotros como para nuestros hijos, podemos conseguirlo partiendo de dos factores principales. Por un lado, tratando de entender su importancia a través del uso cotidiano de las mismas. Por otro, adquiriendo una actitud positiva a la hora de enfrentarse a ellas.

Eso es al menos lo que proponen desde la Escuela de la Enseñanza de la Matemática de la Universidad Americana (UAM), donde han tratado de elaborar un manual destinado a la pérdida de miedo a las matemáticas generalizada que existe en todo el mundo tratando de ver, la otra cara de las ‘mates’.

Para ello, recomiendan que el primer contacto con ellas llegue a las más pequeños de la casa cuanto antes y que lo hagan a través de juegos, jugando con cosas de la casa, tomando como ejemplos juguetes, y también haciendo uso de material audiovisual que entretenga y a su vez tenga una actitud pedagógica con los niños.

Así pues, tanto en visitas al supermercado como a través de juegos en las videoconsolas o de Apps destinadas a la enseñanza activa a través de juegos y distintos niveles es una manera ideal para poco a poco hacerles ver que las matemáticas pueden ser algo divertido con lo que acabarán tratando todos los días de su vida.

Los expertos de esta universidad también hablan de una relación abierta y divertida con las matemáticas que implica a los padres, teniendo estos que ayudar en este campo tratando de realizar labores del hogar o del día a día contando en voz alta aquello que deban realizar por pasos o que implique un cálculo, y también invitar a que sus hijos realicen estos cálculos en voz alta pudiendo así ayudarlos en lo que necesiten.

Este es un trabajo que también deben integrar, y así se lo han venido recomendando desde el Ministerio de Educación, los docentes, otorgando un papel protagonista a los alumnos frente a los libros en cada uno de los procesos matemáticos que se enseñan a los más pequeños desde el inicio.

Es pues capital que el primer contacto con las matemáticas de los niños, incluso antes de ir a la escuela o que esta empiece a tratarlas, que estas se vean como algo divertido y cotidiano en casa e incorporemos a esos pequeños y sencillos cálculos a los menores. Si lo conseguimos, conseguiremos que la manera en la que vean y se enfrenten a las temidas ‘mates’, sea ya completamente distinta.

Las matemáticas, claves para ganar en el póker

El perfil del jugador de póker de sombrero de ala y pinta de cowboy primero y de empresario bien posicionado asiduo al casino ya están caducados. La presencia de las nuevas casas de juego online, unidas a la profesionalización, cada vez a mayor escala, de los amantes de este juego de azar han conseguido renovar la imagen de los nuevos jugadores.

Si bien el perfil del jugador de póker es tremendamente heterogéneo, el porcentaje de jugadores jóvenes con conocimientos matemáticos es un hecho, tal y como queda demostrado en los últimos informes de las principales casas de apuestas en internet.

Algo que no sorprende si tenemos en cuenta la temática de muchos libros escritos alrededor de este clásico de los tapetes y de las sentencias que han salido de la boca de las grandes estrellas mundiales del póker asegurando que en este juego “hay más matemáticas que suerte”.

matematicas poker

Ya sea por un lado por los cálculos de probabilidades y por otro del estudio realizado a través de la participación y visualización en la memoria de partidas previas, parece evidente que aquellos jugadores con conocimientos matemáticos tienen más posibilidades de asaltar el acumulado que el resto.

Tanto es así que cada vez son más las facultades universitarias de Matemáticas que ofrecen asignaturas en las que se estudia este juego, cómo funciona, y cómo ganar las partidas a través de las matemáticas, lo que deja bien a las claras no sólo el aumento en el interés de los más jóvenes en relación a este juego, sino la importancia de tener conocimientos en este campo para coseguir ganar las manos.

En palabras del periodista Dan Kadlec, en relación a quiénes son los potenciales triunfadores en este juego a corto plazo, este dedica un párrafo a los jugadores más jóvenes con estudios universitarios de los que afirma que “son locos de las matemáticas, que utilizan muchísima información de los millones de manos que han jugado online, para dominar el juego”.

Póker: Matemáticas + lógica

Según Kadlec, después de haber analizado miles de partidas del World Tour, estos son, en muchos casos “grandes intelectuales y diseñan líneas de juego muy difíciles de seguir cuando farolean. No intentan adivinar, lo basan todo en las matemáticas y la lógica”.

Sólo basta echar un ojo a las fichas de los inscritos en las principales citas del Mundial de póker para darse cuenta de este viraje que está tomando el jugador profesional en los últimos años. Cada vez son más jóvenes y mejores jugadores los que están luchando por los grandes botes.

Alous García o Adrián Mateos, entre muchos otros, sin claros ejemplos de jóvenes españoles que están haciendo verdaderas fortunas jugando al póker haciendo uso de las técnicas aprendidas a través de conceptos matemáticos y de la experiencia, larga pese a lo que indica su documento nacional de identidad, en este complicado mundo del jugador profesional.

En el resto del mundo, tres cuartos de lo mismo. Parece que las matemáticas empiezan a dejar de ser aburridas y se ven como una carrera más hacia el éxito. Las universidades ya lo están notando.