Etiqueta: matemáticas niños

A qué se deben los problemas de las niñas con las matemáticas

Sólo hay que darse un paseo por las facultades de ciencias primero y por las de letras después para darse cuenta de que en las primeras habitualmente son mayoría los hombres y que en las segundas lo son las mujeres.

Una realidad constatable en todo el mundo que nos lleva a realizarnos la siguiente pregunta: ¿qué hay detrás de esta elección por sexos que se realiza en los estudios? Por suerte no somos los primeros y un grupo de científicos se ha puesto manos a la obra para tratar de despejar la equis.

Concretamente un grupo de investigadores de la Universidad de Missouri en Estados Unidos donde han puesto todos sus esfuerzos en tratar de averiguar cuáles son las razones que se hallan detrás de esta aversión femenina a los números y predilección por las letras, y qué lleva al género masculino a saltar este obstáculo inicial que a casi todos los infantes afecta durante su primera etapa escolar con las matemáticas como protagonistas.

Según estos estudiosos, desde su primer contacto con las materias en la educación primaria, y que más tarde se extiende a lo largo de su etapa estudiantil, las niñas sufren la denominada ‘ansiedad de matemáticas’, lo que viene a ser una posición inicial ante estas que le general emociones negativas y que afecta en un grado mucho mayor a las chicas que a los chicos.

Es por eso que, si su hija tiene problemas con las matemáticas no se preocupa, esto tiene una explicación científica y, además, no es un condicionante que no se pueda modificar con esfuerzo y dedicación.

Entrando en harina, este factor psicológico desemboca en una falta de interés sobre las materias relacionadas con las operaciones matemáticas que viene provocado por unos índices de disfrute mucho más bajos que sus colegas varones mientras se realizan este tipo de actividades que desembocan finalmente en desinterés.

No obstante, el estudio ha querido dejar claro que, si bien es mayor la incidencia de esta “ansiedad de matemáticas’ en las niñas, no es sólo su condición femenina la que influye a la postre en los resultados que estas obtengan esta materia, sino que también lo hacen factores como la falta de estímulos por parte de los docentes y la presión ejercida en muchos casos por las familias.

Para este estudio, la Universidad estadounidense ha analizado el esfuerzo académico y los niveles de ansiedad que se generaban en chicos de 15 años de más de sesenta países de muy diferentes realidades económicas, siendo una de las conclusiones que la presencia de esta aversión a las matemáticas era mucho mayor en las niñas de países desarrollados y con más igualdad de género, en comparación con sus compañeros niños.

Quizás la conclusión más alentadora es la que indica que, más allá de la ansiedad, los resultados académicos de los chicos analizados para el estudio no distaron mucho en función del sexo quedando claro, eso sí, que es sobre los varones sobre quienes se ejerce más presión para que logren buenos resultados en matemáticas.

Descubren en qué zona del cerebro se entienden las matemáticas y cómo potenciarlas

El cerebro, ese gran desconocido de la medicina del que cada vez, por suerte, aunque con sistema de goteo, vamos conociendo más, sigue proporcionándonos información valiosísima.

Una de las últimas relaciones relacionadas con la actividad cerebral está relacionada con las matemáticas, ya que tras un estudio científico realizado en la Universidad de París, en Francia, y que ha sido publicado en primicia por la revista ‘PNAS’, ha encontrado el lugar exacto en el que se desarrolla el pensamiento matemático.

Concretamente, este nace en la misma parte que tiene la culpa de la comprensión de alfanumérica y que, sin embargo, no guarda gran relación con las que se activan en el momento en el que recurrimos al lenguaje y a su concepción teórica.

Una revelación de gran interés que, entre otras aplicaciones médicas, nos puede ayudar a predecir desde una edad temprana cómo nos va a ir a nosotros o a nuestros hijos con la asignatura de matemáticas y los conceptos relacionados con los números, con lo que eso puede suponer pudiendo así adelantarnos a un posible fracaso poniendo todas las herramientas para menguarlo, o en caso contrario, para potenciarlo en busca de un desarrollo potencial de la habilidad con los números.

En este estudio del que nos hacemos eco en este post, los científicos escanearon y analizaron el cerebro de quinec matemáticas y de otras personas sin grandes conocimientos en este campo con el objetivo el trabajo neuronal y la actividad cerebral en general que se desarrolla a través de distintas pruebas.

Los resultados empezaron poco a poco a obtenerse a través de las imágenes que ofrecen las resonancia magnéticas a través de distintos colores que indican las zonas en las que se produce una mayor actividad y cómo de potente es esta.

Pues bien, a través de distintas afirmaciones matemáticas que podían ser ciertas, falsas, o sin sentido, lograron establecer una serie de patrones que han decidido poner en conocimiento público y a las que hemos tenido acceso. Estas servían estaban relacionadas con los siguientes campos: análisis matemático, el álgebra, la geometría, la topología, el reconocimiento numérico y la manipulación de los números.

Las cuatro primeras activaban en los matemáticos esas zonas cerebrales que no coincidían con las que se activan al procesar el lenguaje, mientras que las dos últimas sí coincidían con aquellas relacionadas con el lenguaje. en el cerebro que no se solapaban con el procesamiento del lenguaje.

En cuanto a las conclusiones, los investigadores lograron aclarar una serie de parámetros que invitamos a buscar y conocer por parte de todos los lectores y que se resumen en la siguiente sentencia firmada en el mismo por los científicos franceses: “Nuestros resultados sugieren que el pensamiento matemático avanzado hace un uso mínimo de las áreas del lenguaje; en su lugar emplea circuitos relacionados con el espacio y los números”.

La gran pregunta que nos hacemos ahora es cómo y cuándo se podrá empezar a sacar un uso práctico de toda esta información… y qué será lo próximo que conozcamos de nuestro cerebro.

Cómo perder el miedo a las matemáticas

Desde que abandonamos la educación pre escolar y nos adentramos en la educación básica, uno de nuestros grandes miedos, y que más tarde se convierte también en un miedo de los padres, es enfrentarnos a los problemas que nos sugieren las matemáticas.

Con una mala prensa injustificada y un miedo irracional, nuestro primer contacto con ellas viene determinado por la aparición de una nueva serie de procesos lógicos que a menudo nos cuesta entender, pero que con el paso del tiempo y gracias a los buenos profesores, puede conseguir revertir la situación creando auténticos amantes de las matemáticas.

No obstante, para acabar con estos miedos socialmente integrados, tanto para nosotros como para nuestros hijos, podemos conseguirlo partiendo de dos factores principales. Por un lado, tratando de entender su importancia a través del uso cotidiano de las mismas. Por otro, adquiriendo una actitud positiva a la hora de enfrentarse a ellas.

Eso es al menos lo que proponen desde la Escuela de la Enseñanza de la Matemática de la Universidad Americana (UAM), donde han tratado de elaborar un manual destinado a la pérdida de miedo a las matemáticas generalizada que existe en todo el mundo tratando de ver, la otra cara de las ‘mates’.

Para ello, recomiendan que el primer contacto con ellas llegue a las más pequeños de la casa cuanto antes y que lo hagan a través de juegos, jugando con cosas de la casa, tomando como ejemplos juguetes, y también haciendo uso de material audiovisual que entretenga y a su vez tenga una actitud pedagógica con los niños.

Así pues, tanto en visitas al supermercado como a través de juegos en las videoconsolas o de Apps destinadas a la enseñanza activa a través de juegos y distintos niveles es una manera ideal para poco a poco hacerles ver que las matemáticas pueden ser algo divertido con lo que acabarán tratando todos los días de su vida.

Los expertos de esta universidad también hablan de una relación abierta y divertida con las matemáticas que implica a los padres, teniendo estos que ayudar en este campo tratando de realizar labores del hogar o del día a día contando en voz alta aquello que deban realizar por pasos o que implique un cálculo, y también invitar a que sus hijos realicen estos cálculos en voz alta pudiendo así ayudarlos en lo que necesiten.

Este es un trabajo que también deben integrar, y así se lo han venido recomendando desde el Ministerio de Educación, los docentes, otorgando un papel protagonista a los alumnos frente a los libros en cada uno de los procesos matemáticos que se enseñan a los más pequeños desde el inicio.

Es pues capital que el primer contacto con las matemáticas de los niños, incluso antes de ir a la escuela o que esta empiece a tratarlas, que estas se vean como algo divertido y cotidiano en casa e incorporemos a esos pequeños y sencillos cálculos a los menores. Si lo conseguimos, conseguiremos que la manera en la que vean y se enfrenten a las temidas ‘mates’, sea ya completamente distinta.