Etiqueta: miedo matemáticas

Cómo perder el miedo a las matemáticas

Desde que abandonamos la educación pre escolar y nos adentramos en la educación básica, uno de nuestros grandes miedos, y que más tarde se convierte también en un miedo de los padres, es enfrentarnos a los problemas que nos sugieren las matemáticas.

Con una mala prensa injustificada y un miedo irracional, nuestro primer contacto con ellas viene determinado por la aparición de una nueva serie de procesos lógicos que a menudo nos cuesta entender, pero que con el paso del tiempo y gracias a los buenos profesores, puede conseguir revertir la situación creando auténticos amantes de las matemáticas.

No obstante, para acabar con estos miedos socialmente integrados, tanto para nosotros como para nuestros hijos, podemos conseguirlo partiendo de dos factores principales. Por un lado, tratando de entender su importancia a través del uso cotidiano de las mismas. Por otro, adquiriendo una actitud positiva a la hora de enfrentarse a ellas.

Eso es al menos lo que proponen desde la Escuela de la Enseñanza de la Matemática de la Universidad Americana (UAM), donde han tratado de elaborar un manual destinado a la pérdida de miedo a las matemáticas generalizada que existe en todo el mundo tratando de ver, la otra cara de las ‘mates’.

Para ello, recomiendan que el primer contacto con ellas llegue a las más pequeños de la casa cuanto antes y que lo hagan a través de juegos, jugando con cosas de la casa, tomando como ejemplos juguetes, y también haciendo uso de material audiovisual que entretenga y a su vez tenga una actitud pedagógica con los niños.

Así pues, tanto en visitas al supermercado como a través de juegos en las videoconsolas o de Apps destinadas a la enseñanza activa a través de juegos y distintos niveles es una manera ideal para poco a poco hacerles ver que las matemáticas pueden ser algo divertido con lo que acabarán tratando todos los días de su vida.

Los expertos de esta universidad también hablan de una relación abierta y divertida con las matemáticas que implica a los padres, teniendo estos que ayudar en este campo tratando de realizar labores del hogar o del día a día contando en voz alta aquello que deban realizar por pasos o que implique un cálculo, y también invitar a que sus hijos realicen estos cálculos en voz alta pudiendo así ayudarlos en lo que necesiten.

Este es un trabajo que también deben integrar, y así se lo han venido recomendando desde el Ministerio de Educación, los docentes, otorgando un papel protagonista a los alumnos frente a los libros en cada uno de los procesos matemáticos que se enseñan a los más pequeños desde el inicio.

Es pues capital que el primer contacto con las matemáticas de los niños, incluso antes de ir a la escuela o que esta empiece a tratarlas, que estas se vean como algo divertido y cotidiano en casa e incorporemos a esos pequeños y sencillos cálculos a los menores. Si lo conseguimos, conseguiremos que la manera en la que vean y se enfrenten a las temidas ‘mates’, sea ya completamente distinta.