Etiqueta: niñas matemáticas

¿Por qué las niñas sacan peores notas en matemáticas?

De por sí, las matemáticas han sido siempre una de las asignaturas más temidas a lo largo de los distintos cursos de educación básica y secundaria. Una materia que tradicionalmente ha aglutinado un mayor número de suspensos que otras desde las primeras etapas educativas y que, según han venido revelando los distintos estudios, se les da peor a las niñas que los niños.

Algo que ha corroborado el Estudio Longitudinal de Infancia de la Universidad de Nueva York donde han querido analizar el rendimiento de los doce mil estudiantes entre cinco y ocho años, divididos en dos grupos del año 1998-/99 y 2010/2011.

Según la AERA, una de las conclusiones que se han podido constatar es que las peores notas se las apuntaban las niñas, agregando a esta información que nada tenía que ver ni con el esfuerzo ni con la conducta o el acercamiento a esta materia por parte de ellas.

Entrando en materia, se ha apreciado que los resultados de los niños y niñas, tanto de los datos que se tienen guardados de 1998 como de los de 2010, son muy similares, dejando patente que mientras que los resultados se muestran muy similares entre géneros cuando los niños tienen cinco, seis y siete años, a partir de los ocho es cuando las chicas empiezan a puntuar por debajo de sus compañeros de clase.

Una brecha de género que es especialmente evidente cuando se comparan las notas más altas de clase por géneros, lo que explica la gran diferencia de matriculados y matriculadas en carreras universitarias tales como las matemáticas, la informática y otros cursos de ciencia, tecnología o ingenierías, donde los hombres son mayoría absoluta.

Entre las conclusiones de este estudio se ha observado que las niñas con las notas más altas no representaban ni un tercio del total de los más excelentes, aumentándose la brecha cuanto más mayores se iban haciendo los alumnos, ya que cuando estos llegaban a los diez años la brecha de género en los mejores alumnos veía reducido el número de féminas a la quinta parte. Algo que podría ser consecuencia de la desmoralización padecida a raíz de las bajas calificaciones obtenidas en los primeros años de enseñanza de las matemáticas.

Los niños son mejores en matemáticas

Quizás el dato más desalentador, siempre según este estudio al que hacemos referencia, es el que indica que cuanto más tiempo y esfuerzo dedicaban las alumnas mejores notas les reportaban, pero siendo sus resultados todavía insuficientes comparados con las mejores notas de la clase y el tiempo dedicado por los varones mejor calificados.

La consecuencia de esta realidad es que el número de profesionales que hoy en día están relacionados con ámbitos como las matemáticas, la informáticas o las ingenierías mujeres son un porcentaje tremendamente pequeño. En el lado opuesto vemos como en las carreras universitarias y los trabajos más relacionados con las letras son ellas las que se llevan la palma en número. La brecha de género es una realidad y reducirla debe ser una prioridad de cualquier sistema educativo de primer orden.

A qué se deben los problemas de las niñas con las matemáticas

Sólo hay que darse un paseo por las facultades de ciencias primero y por las de letras después para darse cuenta de que en las primeras habitualmente son mayoría los hombres y que en las segundas lo son las mujeres.

Una realidad constatable en todo el mundo que nos lleva a realizarnos la siguiente pregunta: ¿qué hay detrás de esta elección por sexos que se realiza en los estudios? Por suerte no somos los primeros y un grupo de científicos se ha puesto manos a la obra para tratar de despejar la equis.

Concretamente un grupo de investigadores de la Universidad de Missouri en Estados Unidos donde han puesto todos sus esfuerzos en tratar de averiguar cuáles son las razones que se hallan detrás de esta aversión femenina a los números y predilección por las letras, y qué lleva al género masculino a saltar este obstáculo inicial que a casi todos los infantes afecta durante su primera etapa escolar con las matemáticas como protagonistas.

Según estos estudiosos, desde su primer contacto con las materias en la educación primaria, y que más tarde se extiende a lo largo de su etapa estudiantil, las niñas sufren la denominada ‘ansiedad de matemáticas’, lo que viene a ser una posición inicial ante estas que le general emociones negativas y que afecta en un grado mucho mayor a las chicas que a los chicos.

Es por eso que, si su hija tiene problemas con las matemáticas no se preocupa, esto tiene una explicación científica y, además, no es un condicionante que no se pueda modificar con esfuerzo y dedicación.

Entrando en harina, este factor psicológico desemboca en una falta de interés sobre las materias relacionadas con las operaciones matemáticas que viene provocado por unos índices de disfrute mucho más bajos que sus colegas varones mientras se realizan este tipo de actividades que desembocan finalmente en desinterés.

No obstante, el estudio ha querido dejar claro que, si bien es mayor la incidencia de esta “ansiedad de matemáticas’ en las niñas, no es sólo su condición femenina la que influye a la postre en los resultados que estas obtengan esta materia, sino que también lo hacen factores como la falta de estímulos por parte de los docentes y la presión ejercida en muchos casos por las familias.

Para este estudio, la Universidad estadounidense ha analizado el esfuerzo académico y los niveles de ansiedad que se generaban en chicos de 15 años de más de sesenta países de muy diferentes realidades económicas, siendo una de las conclusiones que la presencia de esta aversión a las matemáticas era mucho mayor en las niñas de países desarrollados y con más igualdad de género, en comparación con sus compañeros niños.

Quizás la conclusión más alentadora es la que indica que, más allá de la ansiedad, los resultados académicos de los chicos analizados para el estudio no distaron mucho en función del sexo quedando claro, eso sí, que es sobre los varones sobre quienes se ejerce más presión para que logren buenos resultados en matemáticas.