Etiqueta: redes sociales

Cómo hacer SEO en las redes sociales

El trabajo de SEO, o labores de posicionamiento y optimización en los motores de búsqueda de internet, no sólo se reduce a las páginas web.

El trabajo de posicionamiento web, que debe empezar con la optimización técnica del site, y el trabajo On Page y Off Page, no acaba cuando este ha comenzado a dar sus primeros pasos y frutos, sino que debe extenderse a todos aquellos lugares en los que desde un avatar oficial emitimos entradas y donde competimos con nuestros rivales del sector.

Es por eso que es tan importante el trabajo SEO en las redes sociales y que tan pocos posicionadores le dedican el tiempo necesario para optimizar todos nuestros contenidos vertidos en la red. Con una gran parte de nuestros clientes con perfiles en las redes sociales, hacernos ver, emitir contenidos originales y relevantes y generar cercanía a través de una comunicación más directa es capital.

Cabe también destacar la estrecha relación que hay, cada vez en mayor grado, entre el éxito de nuestras publicaciones en las principales RR SS y un mejor resultado en las SERP’s de los grandes buscadores, confirmando todo lo que se viene estudiando en relación al SEO y las Social Media.

Con Google valorando cada vez más la experiencia del usuario, y premiando a los proyectos con gran presencia en internet y que apuestan decididamente por hacer vida en la red, darle la mayor y mejor visibilidad a nuestros contenidos allá donde está nuestro target se erige como la única estrategia de éxito posible en plena era digital.

Si bien en esto del SEO, como ocurre también en otros campos, cada maestrillo tiene su librillo, es fácil encontrar algunos puntos comunes que todos los profesionales del posicionamiento coinciden a la hora de tratar el tema de las redes sociales.

Herramientas para un buen SEO en las RRSS

La primera de ellas, como suele ser habitual, hacer un estudio de mercado y un análisis exhaustivo de la competencia. Para ello nos podemos servir de herramientas como Buzzumo que nos proporcionan aquellas keywords que más están siendo utilizadas en los contenidos compartidos en más ocasiones a lo largo de una jornada.

De la misma manera, otra herramienta como Ahrefs nos permite analizar directamente a nuestros competidores extrayendo qué tipo de informaciones son las que más comparten y aquellas que acaban siendo enlazadas en más ocasiones.

Qué decir de los pilares del SEO de contenidos como son el uso de un buen titular con las palabras clave exactas y siendo directo y conciso. Escoger un buen titular o URL es el principio del éxito, o del fracaso en el SEO de contenidos, y lo es más en las redes sociales propiciando o no el click a nuestras entradas.

En cuanto a la difusión, otra parte fundamental del trabajo en las Social Media, además de estudiar la posibilidad de incorporar a nuestra estrategia SEO una SEM, deberemos estudiar qué tipo de perfiles a los que nos dirigimos se encuentran en cada RR SS y emitir un mensaje diferente, al menos en cuanto al enfoque, en cada una de ellas.

Los retos de la comunicación digital a los que se enfrentamos

En plena sociedad de la información y la comunicación, algo tan sencillo como enviar el mensaje deseado al público objetivo programado no es tan sencillo como parece.

Al menos eso es lo que se desprende de las conclusiones extraídas en la 5ª edición anual del Balance de Expresiones Online, realizada por el Corporate Excellence for Reputation Leadership y Llorente & Cuenca, donde han puesto en negro sobre blanco los retos a los que las empresas se enfrentan ante los nuevos ruidos surgidos en la red de redes.

El primero de ellos es uno de los más problemáticos. Evitar la intoxicación informativa o infoxicación. La ingente cantidad de impactos informativos que se reciben hoy en día a través de los medios digitales, y que se suman a los offline, actúa como una suerte de embudo que complica y mucho la tarea de filtración por parte del público objetivo al que va dirigido cada mensaje.

Para ello se advierte de que se debe estar atento a los cambios que se van produciendo en las redes sociales y en los distintos usos de internet y comunicativos con el fin de elevarse sobre la sobre información a la que estamos expuestos.

El segundo de ellos es el que hace referencia a la pérdida de fuerza de las grandes empresas y poderes comunicativos. Estos, que antaño aprovechaban su posición predominante para poner el acento en sus acciones positivas y esconder las negativas parece imposible ahora, donde el debate sobre cualquier marca o empresa es constante y el análisis de cada movimiento por parte de los ciudadanos 2.0 minucioso. La transparencia es más importante que nunca para ellas.

Analizadas casi cien mil imputs a través de 71 empresas de quince sectores distintos vertidos las redes sociales Facebook, Twitter, Google y YouTube, las conclusiones de este foro al que hacíamos referencia anteriormente son las siguientes:

En primer lugar es clave dotar de voz a los empelados y directivos de las grandes compañías. Lejos de hacerse eco de los mensajes lanzados desde auténticas voces autorizadas y profesionales del máximo nivel de los que se surten las grandes empresas, sólo el uno por cierto de sus menciones en las RR SS salía de ellos. El capital humano y la humanización de las empresas debe ser un punto a reforzar.

Asimismo, en relación a la intoxicación informativa, se aboga por un mayor peso de aquellos mensajes cercanos a las audiencias objetivas y potenciales. Es el momento de abandonar la dimensión comercial de la empresa en exclusiva para intercalarla con contenidos que ‘toquen’ a sus usuarios y que estén relacionados con la actividad que se desempeña en cada sector. Los intereses de nuestros clientes, son nuestros intereses.

Por último, en relación a la transparencia exigida por parte de las nuevas audiencias se antoja más capital que nunca escuchar no sólo a los posibles interesados de nuestros mensajes, sino las redes en general y reaccionar ante ellas de manera efectiva. La mayoría de usuarios de las grandes marcas tiene una concepción ética y de responsabilidad social bastante mala. Se está a tiempo para cambiarlo.